Somos un Colegio profesional de hombres y mujeres, que han querido siempre lo mejor para su tierra, para sus gentes y para su profesión.

 

     La historia del colegio de Ingenieros Agrónomos del Principado de Asturias se inicia en Madrid el año 1.950, pues por Decreto del Ministerio de Agricultura (31-3-1950) se crean los Colegios de Ingenieros Agrónomos al amparo de la Ley de Colegios profesionales.

     La Asociación Nacional de Ingenieros Agrónomos, Asociación de Derecho Privado y único organismo existente que integraba de forma voluntaria a los Ingenieros Agrónomos, fue la encargada por el Ministerio para organizar una comisión, con funciones de Junta Constituyente. Esta Junta preparó los Estatutos provisionales y la organización de los futuros Colegios de Ingenieros Agrónomos, etapa que duró tres años y que finalizó en 1.953 con la aprobación de los Estatutos y la creación de los nuevos Colegios de Ingenieros Agrónomos de España.

     Inicialmente se constituyeron ocho colegios: Badajoz, La Coruña, Madrid, Sevilla, Valencia, Valladolid y Zaragoza. Curiosamente se les conoce por la capitalidad (Sede del Colegio, pues no hay que olvidar que entonces la distribución administrativa de España era completamente distinta de la actual). Inmediatamente después de constituirse los colegios, se creó el Organo Rector de los mismos: el Consejo Superior de Colegios de Ingenieros Agrónomos de España. 

     Al constituirse los Colegios Oficiales de Ingenieros Agrónomos en 1.950, la provincia de Asturias fue integrada en la Sede de Valladolid, a la que permaneció unida durante cuarenta años.

     Con el nacimiento de la Comunidad Autónoma del Principado de Asturias, los Ingenieros Agrónomo residentes en la misma expresaron su deseo de tener Colegio propio, iniciándose los trámites para llevar a cabo tal deseo. Lo que no podían imaginar en aquel momento, es que la resolución de los mismos llevaría más de una década, pues hasta el día 1 de julio de 1.983, en que se celebra en Oviedo una reunión con la Junta de Gobierno para ultimar los trámites a seguir y posteriormente para en la siguiente Junta General, celebrada en León, aprobar por mayoría absoluta la segregación de la provincia de Asturias del Entonces Colegio Oficial de Ingenieros Agronomos de Castilla-León, Asturias y Cantabria.

     Se iniciaba así un camino, no falto de dificultades por los pasos administrativos que debieron de solventarse, lentos, pero que en ningún momento troncaron nuestro empeño.

     Finalmente, nuestra separación efectiva y constitución como Colegio, no seproducirá hasta el día 23 de Octubre de 1.991, fecha en que se publica en el B.O.E. el Decreto de constitución del Colegio de Asturias, que ya al día siguiente abre sus puertas con los 50 primeros colegiados transferidos.